Encuentra mas asticulos en CM...

Misiones e Iglesia

25 Maneras de involucrarse en las misiones (I parte)

Misiones Si estás interesado en ser partícipe de la obra misionera, hay muchas maneras de involucrarse. La hna. Belinda Campos nos comparte una serie de actividades que nos serán útiles para colaborar en las misiones mundiales.

1
Realiza un viaje de corto plazo. Infórmate de los viajes misioneros de corto plazo que organizan algunas iglesias, agencias misioneras o institutos misioneros. Hay regionales, nacionales e internacionales. El periodo de tiempo abarca desde un fin de semana hasta 6 meses. No necesitas tener un llamado misionero, pero te servirá para conocer las necesidades, además de darte un panorama más amplio sobre la importancia que deben tener las misiones dentro de la iglesia.

2
Apoya económicamente a un amigo para que realice un viaje de corto plazo. Tal vez tú no puedas desplazarte a otro lugar por varias razones. Pero sí podrías enviar a alguien que este interesado y pueda tener una experiencia de hacer un viaje de misiones.

3
Reúne medicinas, ropa, comida, cobijas, juguetes y dulces para las misiones. Coordínate con tu pastor o encargado de misiones para que llegue a la gente que esta en el campo misionero. Recuerda que todo tiene que estar nuevo o en excelente estado.

4
Lee libros sobre misiones. Existen varios libros que te ayudaran a profundizar más en esta área. Los puedes encontrar con temas muy diversos, tales como las estrategias, guías de intercesión, biografías o sobre algún grupo especial como los musulmanes.

5
Escríbele a un misionero. Para que alguien que esta lejos de su país o de su tierra, es sumamente apreciable el que alguien conocido, originario de su país, o simplemente hermano en la fe, le escriba algunas líneas en donde le manifieste su interés hacia la obra que se esta realizando y sobre todo, interés hacia su persona. Es como una inyección de ánimo o y fuerza.

6
Llámale por teléfono a un misionero. Escuchar la voz de alguien con palabras de apoyo además de una oración, puede ser de mucha bendición para un misionero. Ellos también necesitan de nosotros. Muchas veces nosotros no sabemos las circunstancias que están atravesando y tal vez se sientan solos. Recuerda que tu boca es usada por Dios, para animar y ministrar a otros.

7
Ofrenda a la obra misionera. La mayoría de los misioneros reciben apoyo de la iglesia, aunque algunos tienen trabajos seculares. Las misiones deben ser apoyadas económicamente por la iglesia. Y la iglesia somos todos. Unos serán enviados, pero otros tenemos que enviar.

8
Comprométete económicamente por un periodo de tiempo con un misionero. Además de ofrendar, una aportación constante es de mucha ayuda para una familia misionera. Aunque tú no tengas el llamado misionero, tu compromiso con Dios dará un gran fruto. Mucha gente será bendecida, no solo en lo económico sino en lo espiritual. Recuerda que somos un cuerpo en Cristo.