Encuentra mas asticulos en CM...

Llamado Misionero

Misioneros cristianos ¿Opción u Obediencia?

Capacitación Misioneros “No he sido llamado para ser misionero”, otro dice: “Yo no tengo el don por eso no evangelizo” éstas son algunas de las frases que se escuchan a menudo en el ámbito cristiano y que sirven para justificar la inoperancia. El hermano Edgardo Surenian sugiere el siguiente análisis sobre el tema.

Llamado general

Existe un llamado general dicho enfáticamente por Dios a Isaías con respecto a los hebreos: “…todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice” (43: 7).

El Apóstol Pablo dice a los efesios: “…nos escogió para que fuésemos santos…para alabanza de la gloria de su gracia…para alabanza de su gloria…” . Y a los romanos: “…llamados a ser de Jesucristo…llamados a ser santos” .

No cabe ninguna duda que el propósito por el cual creo Dios al hombre es para que Su gloria sea manifiesta a través de personas santas. Interesante notar que es la vida el mensaje (ser) y no tanto las palabras (decir). Somos embajadores en nombre de Cristo! Para esto ha sido llamado el pueblo de Dios.

Llamado particular

Existe si un llamado particular dirigido a cada uno para una tarea específica. Llamado que se manifiesta y se efectiviza a través de las habilidades naturales y sobrenaturales, talentos y dones que cada uno ha recibido por gracia de Dios. Este llamado tampoco es ineludible, no es opcional.

Notamos a través del relato bíblico que muchos fueron llamados a hacer una tarea en particular dentro del plan eterno de Dios de redimir al hombre con El. Cada uno estuvo en una situación particular de su vida y podemos decir a ciencia cierta fueron llamados inesperados. Se denota algo común en cada llamado, la primera reacción fue rechazar con una excusa el llamado.

Por Ej. en Éxodo 3 y 4 se relata el llamado a Moisés. Más que alegrarse por el privilegio de ser el elegido por Dios complicó la conversación y se excusó varias veces, queriendo rechazar el mandato de IR.

  • 3: 11: “¿Quién soy yo?” Como si Dios no lo supiera.
  • 3: 13 “…¿y qué les responderé?” Ya Dios se lo había dicho.
  • 4: 1 “…ellos no me creerán, no me oirán”. Moisés tiene que obedecer no le debe interesar lo que ellos digan.
  • 4: 10 “…nunca he sido hombre de fácil palabra” ¿Acaso Dios no lo sabía?
  • 4: 13 “¡Ah Señor! Envía, te ruego, por medio a quien debes enviar”. Como que Dios se había equivocado al llamarlo a él.

Algo que se debe saber es que Dios nos llama sabiendo como somos. Dios no nos llama por lo que somos (Faltos de habla, faltos de edad, faltos de carácter, etc.) Nos llama por lo que hará a través de cada uno.

Te llama para ser su herramienta, un instrumento en sus manos. Lo que El espera es que atiendas al llamado y que le obedezcas a lo que él te manda hacer. El “éxito” en el servicio se mide por si has sido obediente al llamado, no cuánto has logrado.