Encuentra mas asticulos en CM...

Llamado Misionero, Misiones e Iglesia

Tres enfoques que toda Obra Misionera debe tener

Hay tres enfoques importantes que toda obra misionera debe tener  y por las cuales debe caracterizarse.

Enfoque en las personas:

El enfoque principal de cualquier trabajo misionero debe estar puesto en las personas, las familias, en toda la comunidad local del lugar de misión. Conocer su cultura, sus costumbres, mostrar interés por las vidas de ellos para luego ser de ayuda y satisfacer sus necesidades espirituales e íntimas. El ministerio de Jesús fue orientado a las personas, a los necesitados. Su ministerio nunca se basó en programas. El siempre estuvo interesado en la restauración personal, en los encuentros personales y en el desarrollo de relaciones. Este mismo enfoque ayudara a establecer una estructura de grupos o células alrededor de las personas el cual también fomentara el desarrollo de nuevas relaciones, el compañerismo y la unidad.

Enfoque en Grupos Hogareños:

La misión debe caracterizarse más por la creación de células y grupos pequeños, que por la edificación de un edificio en donde reunirse. La misión debe estar centralizada y su punto de acción debe ser en la comunidad creando así grupos pequeños en los hogares donde la Palabra de Dios puede tomar mucho más valor y significado en la vida de cada integrante del grupo.
Un verdadero crecimiento solo puede darse a través de las pequeñas células o grupos, quienes en cuestión de tiempo pueden desarrollarse y dar fruto a nuevas células, promocionando así el liderazgo y compromiso de los mismos integrantes.
Esto también conlleva a que las personas puedan invitar a sus amigos, el mensaje de Iglesia se extiende entre la comunidad, la evangelización crezca y se logre un mayor alcance de convertidos.

Enfoque en el Servicio:

El misionero debe servir, más que enseñar o educar. Cuando la atención de las personas y de los miembros esta puesta en el misionero y en las actividades de la misión, se perderá la oportunidad de desarrollar un evangelismo y discipulado personal (relaciones) lo cual es el oxígeno para el desarrollo de la misión. Los lazos de amor se establecen en las relaciones y se fortifican con el tiempo que se invierta en las mismas.
En la Iglesia primitiva vemos como la actitud del misionero hacia las personas se caracterizaba por el servicio. Una misión saludable capacita a sus miembros con el ejemplo y el liderazgo enfocado en el servicio hacia los demás, en Mateo 23:12 lo podemos ver mas claro

Toma acción hoy mismo e implementa el enfoque adecuado en la Obra que Dios te ha llamado hacer.

Si eres una persona con llamado a servir en la obra, pero tienes un trabajo secular, tu familia requiere de tu tiempo y no sabes como poner en practica el llamado de Dios, puedes tener acceso “Gratis” a nuestro materia: Trabajando tu Llamado.
>>>Registrate Gratuitamente Aquí<<<  
Deja tus comentarios